GuidePedia

0
La llegada del papa Francisco al Santuario de Caacupé tendrá sus peculiaridades. Dos altos jerarcas del Clero lo acompañarán en su recorrido desde Kurusu Peregrino y saludarán con él a lo largo de los 6 km.

UH - El papamóvil no será de uso exclusivo de Francisco. En el primer encuentro masivo que presidirá en el Santuario de Caacupé  llegará escoltado por el arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, y del obispo local, monseñor Claudio Giménez.

 El 11 de julio, el Pontífice se despertará temprano para dar un saludo a los niños del Hospital Pediátrico Acosta Ñu de San Lorenzo.  Llegará a las 8.15 al centro asistencial    en un vehículo sencillo de marca  Fiat Idea Essence. 

Tras saludar a los niños se trasladará a la Villa Serrana y al arribar en el   kilómetro    48  a la altura de Kurusu Peregrino hará un trasbordo programado y se subirá al papamóvil. El intercambio de vehículos será privado, no podrán verlo ni los fieles ni la prensa,   por estrictas medidas de seguridad.
 
En ese lugar, lo aguardará monseñor Claudio Giménez, obispo de Caacupé, para acompañarlo hasta el Santuario. Mientras que el arzobispo Valenzuela lo escoltará en todo momento en el papamóvil. Por eso, en Automotor SA se adecuó el vehículo con una silla principal para el Santo Padre y  dos butacas más  para sus cortejos eclesiales.

A las 9.20 aproximadamente,  Francisco saludará a los fieles apostados sobre la ruta 2 Mariscal Estigarribia desde el  papamóvil que será conducido por un chofer de la Santa Sede, para garantizar su  seguridad,   informó ayer Mariano Mercado, vocero oficial de la visita apostólica durante una gira por todo el itinerario papal.

  Francisco pasará por la calle Pedro Solís, que ostenta  su recapado.  En la mitad de la Plazoleta del Santuario  se bajará del vehículo abierto.           Luego subirá hasta la explanada para recibir las llaves de  Caacupé.
 
Sin discursos, el Pontífice se retirará para    la  cita íntima con la Virgen que será en el interior del Santuario Nacional. Ahí la  saludará, pondrá sus manos en la gruta  como lo hacen habitualmente los fieles y luego se vestirá para la misa  que resaltará los valores de la mujer paraguaya.
   

Tareas.  A 15 días, en el Santuario solo se hacen retoques. Los trabajos se concentran ya en la plazoleta, donde se cambian las baldosas. Los famosos ficus del lugar  se muestran en parte  mutilados,   a pesar de la nueva encíclica ambiental de Francisco. 

El corte fue anterior.  La causa es simple: para que la gente lo pueda ver. Caacupé  espera  a entre 1.000.000 y 1.500.000 fieles,  200 sacerdotes, más los obispos locales e internacionales que acompañarán de cerca al Santo Padre en los primeros lugares   junto al nuncio apostólico  Eliseo Ariotti.  

Hasta ahora es un misterio la posible asistencia del presidente Horacio Cartes. Pero lo concreto es que se aguarda un masivo arribo de fieles, superior incluso a las peregrinaciones de cada 8 de diciembre.

Publicar un comentario

 
Top