GuidePedia

0
Paraguay vivió una noche negra en Concepción y cayó frente a Argentina por 6-1 en juego correspondiente a la semifinal de la Copa América de Chile 2015. La Albirroja sufrió el poderío de Argentina que marcó la diferencia en el área.

La Selección argentina se metió en la final de la Copa América 2015 con una goleada histórica. El equipo de Gerardo Martino vapuleó 6-1 a Paraguay por goles de Marcos Rojo, Javier Pastore, Sergio Agüero, Gonzalo Higuaí y dos de Angel Di María y estará en la gran cita sudamericana. Lucas Barrios descontó para los de Ramón Díaz. Argentina buscará el sábado ante Chile, en Santiago, su título número 15 en la competición, el primero desde 1993.

El gol llegó en un momento oportuno para Argentina. A los 14 del primer tiempo, Lionel Messi tiró un centro desde la izquierda, tras una falta sobre Angel Di María, y Marcos Rojo, que estaba en el centro del área, definió tras parar la pelota y luego de desprenderse de su marcador. El ex Estudiantes aprovechó un hueco en la defensa para sacar ventaja.

Hasta ese momento era mejor lo de Paraguay que lo de la Selección de Martino. Los de Ramón Díaz salieron a presionar en campo rival y durante los primeros diez minutos lograron que Argentina jugara lejos del arco rival, donde más peligroso es. En ese rato, apenas un remate debil de Javier Pastore llevó un poco de temor al área paraguaya. Antes, Roque Santa Cruz se lo perdió por definir mal, tras una pelota que le bajó Nelson Haedo Valdéz.


El gol le llevó algo de tranquilidad también a un equipo que entró rápido en el juego que proponía Paraguay. Antes de los 15, el cuestionado árbitro brasileño Sandro Ricci amonestó a Rojo y a Lucas Biglia de manera justificada. Mal para Argentina, que debe cuidarse porque tiene a Messi, Javier Mascherano y Agüero a una amarilla de perderse la hipotética final.

Tranquilo, entonces, el equipo argentino le pasó la responsabilidad de ir por el empate a Paraguay y le sacó provecho a esa situación. A los 26, Messi encabezó un ataque, le cedió la pelota a Pastore y el ex Huracán sacó un remate fuerte y cruzado que se metió en el palo derecho de Justo Villar. Fue la tercera, la vencida para el Flaco, quien había desperdiado otra buena contra un rato antes.

Pero aunque Argentina fue rápido en busca del tercero, los fantasmas del debut aparecieron por Concepción. Paraguay apretó con muy poco y llegó al descuento por obra de Barrios. El argentino nacionalizado paraguayo aprovechó una pésima salida desde el fondo y, sin marca, sacó un bombazo que se metió pese al esfuerzo de Sergio Romero. ¿El error? De Nicolás Otamendi al salir del fondo, de los mediocampistas por despoblar la mitad de la cancha y de los centrales por llegar tarde al cierre para evitar el remate del delantero.

Después del susto del final del primer tiempo, la Selección salió al segundo decidido a liquidar el encuentro. Y no tardó en llegar al tercer gol. Al minuto y medio, un par de toques en el medio derivaron en un pase a Pastore y en una habilitación mejor aún del jugador del PSG para Angel Di María. El Fideo, mano a mano con arquero, definió cruzado y marcó el 3-1.

Y si ese tercer gol no alcanzaba para finiquitar la historia, llegaría el cuarto. Messi recuperó una pelota en la mitad, encaró, dejó atrás a dos rivales y habilitó a Pastore, quien remató al cuerpo del arquero. En el rebote, Di María definió con el arco libre y aseguró la victoria argentina.


El resto del partido parecía estar de más. Era el tiempo para que Messi convirtiera su gol. Y tuvo su chance con una exquisita combinación con Pastore que tapó Villar. Pero los que sí aprovecharían sus oportunidades serían el Kun y Gonzalo Higuaín. En los últimos quince minutos los delanteros hicieron lo que mejor saben hacer y decoraron una goleada histórica. Agüero lo hizo con un cabezazo y el Pipita con un zurdazo inatajable.


Publicar un comentario

 
Top