GuidePedia

0
El EPP prometió liberar a Franz Wiebe en un plazo de cinco días, una vez cumplida la última exigencia del grupo armado, de entrega de víveres. La familia aguarda ahora la liberación del joven menonita.
La familia de Franz Wiebe cumplió ayer con la última exigencia del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), de redistribuir los víveres que habían sido rechazados en Guahory, en otras dos comunidades. Así, aguardan con más ansias que nunca la liberación del joven menonita, considerando la promesa de sus captores de terminar al fin con su cautiverio que hasta hoy se extendió por 211 días.

"Una vez cumplido todo, su hijo regresará con su familia en un plazo de cinco días", indica el panfleto que acompañaba a la tarjeta de memoria donde estaba guardado el video de la segunda prueba de vida del joven Franz, entregado a sus familiares. En la víspera, se entregaron los víveres por el valor de USD 50.000 (en total) a dos comunidades indígenas.

entrega de kits. Las entregas se hicieron nuevamente, debido a que luego de la primera prueba de vida dada a conocer hace un mes, los menonitas enviaron cargamentos de víveres a Antebi Cué, Concepción y Guahory, Caaguazú, pero los campesinos de esta última comunidad rechazaron los kits por ser producto de una extorsión.

Luego de algunos inconvenientes, al filo de las 14.00, llegaron a Yasy Cañy los dos camiones de gran porte que transportaban las mercaderías por valor de USD 25.000. Una caravana de vehículos acompañó a la familia Wiebe hasta la comunidad indígena Yvavijú, ubicada a unos 20 km al norte de Yasy Cañy, donde las familias ya estaban reunidas en una escuela, prestos para recibir los aportes. Francisco Vera González, líder de la comunidad, agradeció la entrega de los productos que fueron distribuidos a 105 familias, integrantes de la colonia Yvavijú, quienes viven en precarias condiciones, prácticamente abandonados por el Estado.

tranquilos. Abrahan Wiebe, padre de Franz, comentó que estaba muy feliz por la tranquilidad en que se desarrolló la entrega en este lugar, y principalmente porque los beneficiados decidieron aceptar los aportes. "Desde ahora en más esperamos la liberación de mi hijo", expresó. Asimismo, dijo que la familia se sintió contenta con la última prueba de vida.

Más intrincada fue la situación con la otra entrega, ya que los dirigentes campesinos y municipales de Sargento José Félix López (Puentesiño), en Concepción, se opusieron a la intención. Sin embargo, integrantes de dos asentamientos salieron al paso de los vehículos y recibieron la mercadería. Los dirigentes de asentamientos y municipales pidieron a los menonitas retornar y entregar los alimentos en otro lugar con el argumento de que quedaron "muy mal parados por la prensa" tras la primera entrega que había sido recibida en la localidad.

Fuente: Última Hora


Publicar un comentario

 
Top