GuidePedia

0

El suboficial 2º de Policía Edelio Morínigo Florenciano (26) cumple hoy 1.000 días de cautiverio en manos del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Hace tiempo que no hay noticias de él y la única prueba de vida que se tiene es un vídeo de octubre del 2014. Familiares siguen reclamando a los criminales y a los organismos de seguridad su liberación.

La desaparición forzosa del agente que prestaba servicio en el puesto policial Nº 7 del asentamiento Núcleo 3 de Arroyito se ha convertido en el plagio más prolongado de la historia de nuestro país. Sus familiares siguen aguardando noticias de él y aseguran que desde hace mucho tiempo nada saben del considerado por el EPP como un prisionero de guerra.

La madre de Edelio, Obdulia Florenciano, ha venido pidiendo constantemente una prueba de vida a los captores, pero desde 18 de octubre de 2014 cuando se dio la prueba de vida de Arlan Fick, luego liberado, y también aparecía el policía, nada saben de él. En tanto que la esposa del secuestrado Elisa Ledesma había mencionado que está dispuesta a juntar dinero si es que el EPP pide algún monto para la liberación del suboficial.

Tanto la madre como la esposa de Edelio coinciden en que el pedido de intercambio por seis miembros de la banda armada que se encuentran en la cárcel no es viable para el Gobierno. “No están haciendo daño a los gobernantes, sino a nosotros que somos gente pobre”, dijo en varias ocasiones Obdulia.

Emboscados por el EPP

Los amigos que iban de caza, y entre los que estaba Edelio, ingresaron a los montes de la estancia Macchi Cue aquel sábado 5 de julio de 2014, jamás pensaron que iban a pasar tanto tiempo sin saber del policía. Según el relato de uno de los acompañantes del agente, cuando fueron emboscados vieron los brazaletes del EPP en los uniformes de camuflaje de los hombres y mujeres que los habían sorprendidos cuando intentaban pasar por un lugar más angosto de un cauce de agua.

Aún el sol estaba alto cuando los del EPP les habían encontrado. Los cazadores observaron algunas pisadas de botas de lluvia y pedazos de madera cortados, pero igual siguieron caminando. “Nosotros en ningún momento les vimos hasta que de repente aparecieron; es increíble como estaban ocultos y se alegraron cuando vieron el arma de Edelio que tenía la inscripción ‘Policía Nacional’”, recordó uno de los acompañantes de Edelio.

Mientras que otro de los cazadores rememoró que ya al anochecer, cuando iban a ser liberados, se enteraron de que Edelio iba a quedar con los del EPP. “Nosotros nos ofrecimos para quedarnos con él, pero nos dijeron que ya íbamos a ser muchos. Ahí abrazamos a Edelio y salimos de ese monte”, dijo el testigo.

Careo

Con el careo realizado por la Fiscalía el martes último en Concepción entre Obdulia y los compañeros de caza de Edelio, la madre del secuestrado superó algunas dudas y se reconcilió con su nuera Elisa, quien también estuvo en el careo. De esta medida fiscal, que se realizó a pedido de Obdulia, participaron Pascual Ledesma Bazán, Ramón Froilán Mendoza, los hermanos Ignacio y Leonardo Acosta Colmán, Raimundo Trinidad Sosa, Arnaldo Díaz Espínola y Santiago Ledesma Colmán, todos ellos fueron de cacería con Edelio. Mediante el careo, Obdulia desistió de su decisión de crucificarse como medida de protesta.

Ni un intento de rescate

La Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), integrada por policías y militares, ni un solo intento de rescate de Edelio Morínigo ha realizado en dos años y ocho meses que lleva secuestrado el uniformado. Un tiempo atrás, desde el Gobierno se hizo correr la versión de que Edelio se habría unido voluntariamente al grupo criminal del EPP, lo que fue negado enfáticamente por sus familiares.

Fuente: ABC Color


Publicar un comentario

 
Top