GuidePedia

0
La pelota está en el campo del TSJE que debe expedirse sobre la recusación a dos magistrados. No se descarta que, luego, la Justicia ordinaria intervenga. Anoche seguía una tensa calma en Villarrica.

Tanto la Justicia Electoral como la ordinaria jugarán un papel preponderante a la hora de la solución final al conflicto desatado en la Gobernación del Departamento de Guairá.

En un momento dado hubo hasta tres gobernadores: Rodolfo Friedmann, Óscar Chávez y Rodolfo Pereira, todos de la ANR, quienes se encuentran girando en torno a resoluciones judiciales que avalaban o dejaban sin efecto una u otra determinación de la Junta Departamental.

Luego de la sesión de la Junta del pasado 3 de marzo, donde se acepta la supuesta renuncia de Friedmann como gobernador, y se nombra a Óscar Chávez, se sucedieron una serie de acciones judiciales tanto por parte del gobernador como de los concejales.

Para ahondar aún más la confusión, el lunes 6 pasado, un juez electoral de Caazapá, César Alfonso, tío del senador Gustavo Alfonso, designó al concejal Rodolfo Pereira como gobernador interino.

Alfonso actuó ante el pedido de permiso del juez de Villarrica, Víctor Caroni. El contraataque vino por parte del abogado Juan Ernersto Villamayor, en representación de Friedmann, quien pidió una medida cautelar en la Justicia Electoral, consiguiendo que el juez Cenén Casco Oviedo de lugar al pedido, el martes pasado.

Casco suspendió las dos resoluciones de la Junta Departamental del 3 de marzo pasado, la de aceptar la renuncia y la de nombrar en el ejecutivo departamental al concejal Chávez.

Con ello, Friedmann retornó la Gobernación y se atrincheró en ella, abandonándola solo por poco tiempo para luego volver a su sillón.

Sin embargo, el juez Casco fue recusado así como otro camarista de Guairá, el juez electoral Leonor González Portillo.

Ante esta situación, la pelota está en el campo del TSJE que debe expedirse sobre la recusación a ambos magistrados, de manera tal a determinar quién proseguirá con el caso que, de buenas a primeras, no parece tener una solución fácil y rápida.

No se descarta también que el caso trascienda los límites de la Justicia Electoral y llegue al campo de la Justicia ordinaria, donde uno de los puntos de discusión será la legalidad o no de la firma de Friedmann en la supuesta renuncia.

Tres peritos se expidieron. Lino Trinidad y Blas Jara dicen que Friedmann no firmó, mientras que Librado Sánchez sostiene que sí lo hizo.


Fuente: Última Hora

Publicar un comentario

 
Top