GuidePedia

0



Funcionarios de la ANDE cumplen su tarea en condiciones muy difíciles y riesgosas para reponer la energía eléctrica en las comunidades de Ñeembucú afectadas por las inundaciones. A causa de la imposibilidad de llegar con vehículos de cuatro ruedas o motocicletas, optan por el traslado a caballo, en canoa o en carretas cuando se requiere transportar equipos.

PILAR. Las consecuencias de las lluvias que se registraron en las últimas semanas en Ñeembucú, son muy difíciles de superar, principalmente por el aislamiento de las comunidades. Algunos distritos permanecen completamente inundados y la reposición de los servicios, como el de energía eléctrica, se dificulta porque los funcionarios no pueden llegar a los sitios donde se originaron los inconvenientes.

Varios operarios de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) realizan un enorme sacrificio para realizar su tarea. Incluso, enfrentan el peligro de cruzar los inmensos esteros para cumplir su misión.

El jefe de la ANDE en Ñeembucú, Óscar Sosa, señaló que los empleados de la empresa estatal están recurriendo a diversos medios a fin de reponer el servicio. Expresó que el problema mayor que se presenta es la dificultad en el tránsito terrestre, porque los caminos están anegados, cortados, incluso algunos puentes quedaron destrozados por los raudales.

Indicó que los funcionarios utilizan caballos o canoas para intentar llegar a las comunidades en las cuales se requiere poner en condiciones el tendido eléctrico para reanudar el servicio en todo el Ñeembucú.

No solo los operarios de la ANDE sortean esta problemática, sino también los funcionarios de Salud Pública y docentes, que deben realizar un gran sacrificio para llegar a sus puestos de trabajo.

Grandes pérdidas

Los pequeños agricultores son los más perjudicados por las inundaciones que afectan el departamento, porque perdieron prácticamente la totalidad de sus cultivos.

A raíz de la destrucción de los cultivos, aquellos que cuentan con ganado y animales menores, como única alternativa, recurren a la venta de sus ejemplares. Sin embargo, la actividad se realiza con mucha dificultad debido al desastroso estado de los caminos, que no permite el traslado de los productos y tampoco el ingreso de los compradoras.

Los grandes estancieros también optaron por vender sus ejemplares antes de que mueran o pierdan su valor.

La Entidad Binacional Yacyretá (EBY) entregó días atrás un aporte de G. 1.600 millones al Consejo de Intendentes del Ñeembucú. La distribución para cada municipio fue de G. 100 millones, recursos que deberán ser destinados a la asistencia a las familias afectadas, principalmente con alimentos.


Fuente: ABC Color

Publicar un comentario

 
Top