GuidePedia

0


La fiscala María Teresa Ruiz Díaz confirmó que fue la hermana de Mauricio Alejandro Benítez Torres (22) quien reportó la desaparición del automóvil, pero no expresó que fue robado. Dijo que ambos guardias serán procesados por homicidio doloso.

De acuerdo a los datos recogidos, la hermana de Mauricio, dueña del automóvil, se percató de que se lo había llevado, lo que le causó susto, pues por el problema de adicción a las drogas que tiene, su padre le quitó el registro de conducir.

“Se asusta y llama a Protek, pero lo que entiendo es que llama a un amigo que tiene en la empresa. Le pide 'por favor, traéme mi auto y a mi hermano. Activá el GPS y traé mi auto y a mi hermano’. De ahí ya no sabemos qué pasó en Protek; pedimos las grabaciones”, dijo.

Expuso que, al parecer, la alerta que llegó a los guardias fue por robo de auto, “nadie les avisó parece a los guardias que se lo llevó alguien de la casa, pero ni si era robado tienen derecho a matar a nadie”.

La agente fiscal dijo que los custodios solo tenían carnets de portación de armas pero no permiso de salir de sus bases armados, lo que se configura como una violación a la Ley de Armas.

LOS HECHOS

Detalló que Mauricio se llevó el auto y conducía acompañado de su amigo Giovanni Vera. Empezaron a ser seguidos por los guardias de Protek en motocicletas. Ambos ocupantes estaban fumando crack dentro del automóvil.

Durante la persecución, el joven chocó contra un motocarro e ingresó de contramano en una calle con el fin de perder a los guardias, ya que -se presume- creyeron que eran policías.

Cuando llegaron a una calle sin salida se produjo el asesinato. Una moto le hizo el alto y se adelantó desde el lado derecho; el disparo se hizo desde atrás. Allí sacaron al copiloto, se produjo una conversación en guaraní en la que le advirtió que (Mauricio) estaba sangrando mucho, pero la víctima murió en cuestión de minutos, detalló la fiscala.

Una vecina confirmó que se escucharon tres disparos, dato que coincide con los datos recabados por los investigadores: uno fue realizado al aire, otro al vehículo pero no llegó a impactar y otro atravesó el cuello del joven y terminó alojándose en el maxilar derecho. Ambas armas realizaron disparos pero aún no se conoce cuál mató a Mauricio.

A criterio de la fiscala Ruiz Díaz, no se trató de ningún hecho accidental, por lo que serán procesados por homicidio doloso. “No tenían que haber estado disparando, no estaban en riesgo ni eran ladrones”.

Descartó que la empresa Protek tenga responsabilidad directa en el asesinato, pero se observan violaciones administrativas en torno a dotarlos de armas y dejarlos salir con ellas.


Fuente: ABC Color

Publicar un comentario

 
Top