GuidePedia

0
Con sus virtudes y defectos, los párrocos son referentes importantes de la comunidad. Algunos son artífices del desarrollo de sus pueblos, otros defensores de los más débiles. Pero más allá de estas opciones, están llamados a santificar al pueblo de Dios. Hoy celebran su día en la festividad de San Juan María Vianney.

Juan María Vianney, el patrono de los párrocos, era un campesino de mente rústica, nacido en Dardilly, Francia, el 8 de mayo de 1786. Durante su infancia estalló la Revolución Francesa que persiguió ferozmente a la religión católica. San Juan María Vianney fue cura de Ars. El religioso nació el 8 de mayo de 1786 y falleció el 4 de agosto de 1859. Fue beatificado el 8 de enero de 1905 por San Pío X y canonizado por el 31 de mayo de 1925 por Pío XI.

Se destacó por su humildad, su predicación y su capacidad para generar el arrepentimiento de los penitentes. No fue de una gran formación intelectual, pero si entregado a Dios. El 4 de agosto de 1859 pasó a recibir su premio en la eternidad.

FUNCIÓN DEL PÁRROCO

El Derecho Canónico dice en su art. 519 que ‘el párroco es el pastor propio de la parroquia que se le confía, y ejerce la cura pastoral de la comunidad que le está encomendada bajo la autoridad del obispo diocesano, en cuyo ministerio de Cristo ha sido llamado a participar, para que en esa misma comunidad cumpla las funciones de enseñar, santificar y regir con la cooperación también de otros presbíteros o diáconos, y con la ayuda de los fieles laicos...’’.



Publicar un comentario

 
Top