GuidePedia

0
La central hidroeléctrica de Yacyretá, donde se firmó el Acta de Entendimiento entre los gobiernos de Paraguay y Argentina el pasado 4 de mayo, será sede del lanzamiento de la licitación para la construcción de una nueva planta sobre el brazo Aña Cua. Autoridades de la binacional aseguran que harán “lo imposible” para tener firmado el contrato antes de fin de año.

Este jueves 14, a las 11:00, en las instalaciones de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), se lanzará oficialmente la licitación pública internacional para la construcción de la central hidroeléctrica sobre el brazo Aña Cua del río Paraná. El llamado estará compuesto de dos lotes: uno, para las obras civiles, y el otro, para la provisión de turbinas.

Según informó ayer el diario El Territorio de Corrientes, en la presentación estarán el director argentino de la EBY –en uso de licencia–, Humberto Schiavoni, y también se prevé la presencia del ministro de Energía de ese país, Juan José Aranguren. En el lado paraguayo aún no se informó quiénes representarán a esta margen.

En declaraciones a la emisora 97.3 FM Posadas, Schiavoni reafirmó el compromiso por parte de la EBY de llevar a cabo de manera inmediata la construcción de la central de Aña Cua, que estará ubicada sobre la margen derecha del río Paraná, en territorio paraguayo.

“Haremos lo imposible para que antes de fin de año el contrato de obra esté firmado”, indicó Schiavoni, y estimó que la misma va a requerir una inversión cercana a los 600 millones de dólares, con un plazo de ejecución aproximado de 4 años. Agregó que la obra a ser encarada tiene una “complejidad enorme”.

De acuerdo a la información proveída, se prevé la instalación de tres turbinas del mismo tipo que las existentes actualmente en la central principal de Yacyretá, es decir, del tipo Kaplan, solo que de una potencia inferior. Se trata de tres turbinas con capacidad ligeramente superior a 85 MVA, lo que da aproximadamente 270 MVA de potencia instalada, es decir, representa un 10% más de potencia a la actual central.

De este modo, se deja de lado el proyecto que contemplaba la instalación de cinco turbinas tipo bulbo (eje horizontal) de 54 MVA cada una, que había sido propuesto como alternativa al de la empresa argentina Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA (Impsa), que había patentado en la Argentina la propiedad del diseño. Según los antecedentes, en su momento hasta llegó a modificarse el Reglamento Interno de la EBY para incluir la figura del iniciador privado del Proyecto Aña Cua para reconocer a Impsa como tal y obtener así la adjudicación del proceso licitatorio.

En esferas de la EBY se menciona que Impsa se presentaría nuevamente a esta licitación consorciada con la empresa paraguaya Consorcio de Ingeniería Electromecánica (CIE), con la que, de hecho, llevan adelante un contrato con la EBY por US$ 27 millones para la provisión de rotores y suministro de repuestos de dos de las turbinas de su actual parque.

Objeciones al proyecto

Técnicos del sector eléctrico aseguran que la maquinización de Aña Cua, además de no estar contemplada en el Tratado, traería muy pocos beneficios para el Paraguay e, incluso, pondría en riesgo la navegación en el río Paraná. Asimismo, resulta llamativo el elevado costo referencial que se maneja, el cual está muy por encima de otros proyectos hidroeléctricos que se realizaron en la región.


Fuente: ABC Color

Publicar un comentario

 
Top