GuidePedia

0
Aparentemente un cortocircuito originó en una fiambrería el fuego que destruyó el Bloque C del más grande centro de abastecimiento del país. Para peor, el sistema contra incendios no funcionó, afirmaron.

Un incendio que, según datos preliminares, se originó con un cortocircuito en las malas instalaciones eléctricas de una fiambrería, destruyó uno de los mayores sectores del Mercado Municipal de Abasto de Asunción, el Bloque C, lugar que alberga a unos 350 permisionarios, quienes en su totalidad sufrieron pérdidas millonarias, el fruto del esfuerzo de toda una vida para la mayoría. Ellos vieron cómo sus mercaderías se perdían en las grandes bolas de fuego que en poco más de dos horas ya tomó todo el enorme tinglado de 200 metros por 100 metros de superficie. Felizmente no hubo víctimas fatales.

El hecho se había originado alrededor de las 13.30, en una de las fiambrerías del bloque. Una denuncia que recorrió ayer y que seguramente será tenida en cuenta en la investigación de las causas, dice que el fuego fue provocado. Los que se encontraban en el lugar primeramente intentaron solucionar el problema de manera individual, pero al ver que el fuego iba propagándose llamaron a los bomberos, los que llegaron 30 minutos después, cuando el fuego ya era incontrolable, y se encontraron con el problema de abastecimiento del agua, no había bocas hidrantes cerca.
Otro de los problemas que tuvieron los bomberos es que no se tuvo una rápida respuesta de la administración del mercado para bajar la llave del sistema eléctrico. Lo primero que hicieron fue sacar casi un centenar de garrafas halladas en casi todos los locales.

Horas después, la administración habilitó la boca hidrante que se encuentra a doscientos metros del Bloque C, que también dificultó el trabajo de los bomberos, ya que tuvieron que utilizar una gran cantidad de mangueras para llegar hasta el agua.

CARGADOS. Varios de los puestos ya se estaban preparando para las fiestas de fin de año y ya tenían en stock elementos pirotécnicos, lo que también dificultó la labor de los bomberos e hizo que el fuego se propague rápidamente. A todo esto se suman elementos combustibles como papeles, pañales, aceites, alcohol y otros miles de productos más.

La mayoría de los puestos estaban cerrados y cuando tuvieron la información, los dueños empezaron a llegar y en la desesperación intentaron, varios de ellos en vano, rescatar algunas mercaderías.

Al paso de las horas, la impotencia ganaba a los permisionarios al ver sus puestos destruirse, inclusive la ira empezaba a surgir y los improperios ya caían sobre los administradores del mercado, y decían que el sector está superpoblado.

Varios de los comerciantes tuvieron la suerte de sacar algunas mercaderías que tenían en depósito y con la ayuda de la gente empezaban a cargar en varios camiones. Los permisionarios que tenían sus puestos en el extremo pudieron salvar algunas cosas.

Los bomberos tardaron aproximadamente ocho horas para sofocar el incendio. Los Bomberos Voluntarios del Paraguay (amarillos) sumaron 325 efectivos con 28 máquinas, mientras que los azules alrededor de 70 voluntarios con 15 máquinas. Además estuvieron los agentes de la Policía Nacional.



Siniestro desnuda la precariedad y la inseguridad en el centro municipal
El incendio de gran envergadura en la zona comercial vuelve a repetirse luego de 20 años. Tanto el Mercado Central de Abasto como otros centros municipales carecen de infraestructura de prevención.

No es la primera vez que ocurre un incendio de gran magnitud en el mismo Bloque C del Mercado de Abasto. Coincidentemente en la tarde de un domingo, pero del año 1997, fue desatado un siniestro. En aquel entonces, el perjuicio fue de un millón de dólares, aproximadamente.

Última Hora mencionaba sobre ese hecho, que la falta de seguridad ayudó al fuego. Después de 20 años, ayer la historia fue similar. Cerca de 350 permisionarios perdieron gran parte de sus mercaderías tras el incendio que tardó horas para ser aplacado. En el 2016 también se registró un siniestro en el Abasto, esa vez fue en 4 locales del Bloque A y en esa oportunidad el director del Abasto, Oti Sánchez, enfatizó que se necesita invertir en el lugar en materia de infraestructura, para dar seguridad.

Este sitio comercial, al igual que otros centros municipales, carece de infraestructura adecuada de prevención de siniestro. Desde la propia Municipalidad reconocen que el sistema contra incendio en el Abasto es obsoleto por tratarse de una construcción antigua, por lo que "aún no se realizó una adecuación a los nuevos requerimientos", afirmó el director de Obras Particulares de la Municipalidad de Asunción, Carlos Halke.

"La infraestructura municipal está en decadencia, ya desde periodos anteriores. La Comuna de Asunción tiene problemas de presupuesto, pero en vez de optimizar el uso del dinero, la realidad es que el gasto en recursos humanos y gastos rígidos es brutal. Hay una masificación de funcionarios públicos de manera innecesaria que incluso hace que los buenos empleados no puedan ser bien remunerados", comentó el concejal Juan Sebastián Villarejo.

Por su parte Blas Cuenca, quien iba a ser comandante del primer cuerpo de bomberos del Mercado Central de Abasto, señaló que presentaron el proyecto a la Comuna hace más de un año, ante la necesidad urgente de conformar dicha unidad en el sitio. Sin embargo, expuso que el pedido de reconocimiento quedó encajonado en la Municipalidad porque la Dirección de Asesoría Jurídica no aprobó el pedido.

Vulnerabilidad. Otro de los puntos considerados como una bomba de tiempo es gran parte del Mercado Nº 4, que de manera anual registra focos de incendio.

Asimismo, otro incendio registrado durante el gobierno municipal de Mario Ferreiro es el de la Terminal de Ómnibus de Asunción, en el mes de marzo de este año, los extintores instalados en el lugar tenían fecha de caducidad en diciembre de 2016.

Según el testimonio de varios trabajadores de la Terminal, la alarma no fue activada. Evacuaron el lugar tras el humo y el grito de la gente Como en el actual caso, el trabajo de los bomberos se volvió dificultoso pues en la zona tampoco había bocas hidrantes.

Propuesta. El edil Carlos Arregui dijo que el miércoles, en la sesión de la Junta, presentarán una minuta para gestionar el acceso a créditos blandos para comerciantes afectados por el suceso.

Las cifras

596 familias que dependen directamente de lo que produce el Abasto quedarían afectadas por el incendio de ayer.

36 años son los que lleva activando el Mercado de Abasto, desde su inauguración, que se dio el 20 de octubre de 1981.

15 compañías de Bomberos Voluntarios tanto de Asunción como de otras ciudades trabajaron para poder controlar el fuego.

350 locales se encuentran distribuidos en el bloque C, de los cuales 300 quedaron consumidos completamente por el fuego.

3.300 millones de guaraníes es el monto del seguro, que solo podrá cubrir los daños al edificio y no las pérdidas en mercaderías.
15.000.000 de kilogramos de productos frutihortícolas se estima que ingresan por mes en el Mercado Municipal de Abasto.

Hace un año que advirtieron peligro

El Primer Cuerpo de Bomberos del Mercado Central de Abasto había planteado hace un año un informe por medio del cual se advertía el peligro en el Bloque C del Mercado de Abasto.
El mismo se titulaba Evaluación de riesgo general y recomendaciones generales, entre los que citaban la urgente colocación de sensores de humo, el reacondicionamiento del sistema eléctrico, colocación de extintores, liberar las puertas de los depósitos, despejar los pasillos.

Además, mencionaban que en algunos locales los depósitos en altura están hasta el techo, lo cual es un riesgo, por lo que sugirieron que se conserve una medida de metro y medio de la misma, y el locatario recubra el zinc con un cielo raso.

También resaltaron que se debían colocar señales de emergencia en todos los pasillos y colocar puertas y tapas de seguridad.

Finalmente, los bomberos propusieron un sistema de comunicación que sea rápido y eficaz con el departamento de Operaciones, siendo el Handy o Radio transmisor el más indicado. Sin embargo, dichas recomendaciones nunca fueron tenidas en consideración, según señaló Blas Cuenca, electo en asamblea como comandante del Abasto.


Fuente: ÚH

Publicar un comentario

 
Top