GuidePedia

0



Willer Lescano relató que, finalmente, Willian Giménez Bernal no habría muerto a consecuencia de los disparos de los sicarios, sino que al ver a su hijo Gabriel muerto, él mismo se pegó un tiro con su arma.

“Yo estaba adentro. Él para la camioneta que estaba llena de tiros, para y mira atrás y dice: 'Mi hijo está muerto' -con una voz muy asustada- y ahí agarra su pistola que estaba al lado de su freno de mano, cerroja y se pega un tiro”, relató Lescano desde Investigación de Delitos.

Lea más: Niño muere en ataque de la mafia en Asunción

El médico forense Félix Colmán, encargado de la autopsia afirmó que Giménez presentaba un solo impacto de bala en la cabeza, con orificio de entrada y salida y que tomaron muestras para la realización de los estudios a fin de determinar si el difunto llegó a disparar su arma.

Un eventual suicidio "lo va a determinar el estudio (de pólvora) de ambas manos y también de la región donde recibió el impacto", refirió a ABC Cardinal el forense, agregado que en el caso de que el disparo haya sido autoinfringido, habría restos de pólvora en manos y en el cuero cabelludo. 

"Presentaba un solo disparo en el cráneo, después otras lesiones de escoriaciones planas, pero que no eran heridas penetrantes", agregó Colmán.

Lea más: Niño se llevó la peor parte

En su relato, Lescano también agregó que, si bien Giménez era su primo hermano, conocía pocos detalles de su vida y que hace cuatro días lo trajo para cuidar a su hijo. Tampoco quiso dar muchos detalles de los negocios de su primo.

Fuente: ABC Color

Publicar un comentario

 
Top