GuidePedia

0

Un ataque a tiros cometido por sicarios en el barrio residencial Madame Lynch, de Asunción, dejó como víctimas fatales a un niño de tan solo 5 años de edad y a su padre, de 28 años. La camioneta de las víctimas acusó 33 impactos de bala, precisó el comisario Victor Romero, de la comisaría 10ª Metropolitana.


El atentado criminal alerta sobre la llegada a la capital del país, de los tentáculos de la guerra de narcos, que se creía propia de la frontera Este.
Los fallecidos son William Giménez Bernal (28), oriundo de Pedro Juan Caballero, y su hijo, Gabriel Giménez González (5). En el hecho también resultó herido Wiler Fidelino Lezcano (28), quien recibió varios impactos superficiales de bala y está internado con custodio policial en el Hospital de Trauma de Asunción. Lezcano también es residente de la capital de Amambay.

El atentado se registró ayer, aproximadamente a las 15.30, en las inmediaciones de las calles Quevedo casi Iturbe del citado barrio capitalino.

Ever Luiz de Figueredo Soudo, de nacionalidad brasileña y con antecedentes por un caso de asalto en Pedro Juan, es una cuarta persona que iba en la camioneta Toyota Fortuner con chapa BZR706, junto a las víctimas y es uno de los testigos presenciales del atentado.

COMO UNA MALDICIÓN. William Giménez Bernal visitó en este año cinco veces a Jarvis Chimenes Pavão en su lugar de reclusión en la Agrupación Especializada de la Policía. Sus datos, las fechas y hora de visita están registrados en la planilla de control de la Agrupación. En enero de este año, una pareja de brasileños que también había visitado al presunto capo narco en su lugar de reclusión fue igualmente acribillada por sicarios en el barrio Republicano de Asunción.

Por otro lado, la camioneta rociada a tiros y conducida por William pertenece –según los investigadores– al Grupo Cristo Rey SA., propiedad de Clemencio Gringo González, quien cuenta con orden de captura por narcotráfico.

El establecimiento Cristo Rey, de Gringo, fue allanado por policías el 8 de agosto pasado, donde fueron detenidos once supuestos miembros del PCC. Gringo González se encuentra prófugo desde que en enero del 2015 logró rescatar de la Jefatura de Policía del Amambay 252 kilos de cocaína.

EL ATAQUE. Ever Luiz Figueredo, según relató, iba ayer en la parte de atrás de la camioneta y bajó para abrir el portón de la casa, momento en que fueron interceptados por una camioneta roja en que se desplazaban los sicarios.

Ante la primera ráfaga de tiros, Ever Luiz corrió a esconderse en una casa vecina, logrando zafar de los proyectiles. Luego fue a la comisaría 10ª Metropolitana, donde realizó la denuncia.

Asimismo, Figueredo relató a los policías, que ante los primeros disparos de los agresores, William, que estaba al mando de la camioneta Fortuner, intentó acelarar el vehículo, pero los sicarios lo persiguieron por unos 50 metros sin cesar los tiros, hasta que se percataron de que el conductor estaba malherido y se fugaron del lugar.

Giménez Bernal acusó un proyectil en la cabeza y quedó agonizando en el asiento; sin embargo, su vehículo siguió la marcha por unos metros más, hasta que llegó la policía y puso el freno de mano, dijo un vecino que llegó al lugar del atentado 10 minutos después y pidió ayuda de ambulancias.
Interior: "Guerra entre facciones"
"El vínculo del fallecido William Giménez Bernal con personas asociadas al crimen organizado hace suponer que este nuevo hecho forma parte de la guerra entre diferentes facciones del delito transnacional", expresa un comunicado del Ministerio del Interior alzado ayer en su pagina web, que resalta el hecho de que la víctima era oriunda de Pedro Juan Caballero y visitaba con frencuencia a Pavão en la Agrupación Especializada.

Por otro lado, horas después del atentado fueron demoradas dos personas que estaban en una camioneta similar a la usada por los sicarios, pero la fiscala Ariela Chaparro descartó que sean los sicarios.



Fuente: ÙH


Publicar un comentario

 
Top