GuidePedia

0
Situaciones al límite donde la fe vence y la esperanza se acrecienta, sentimiento católico de devoción mariana, son los principales motores dentro de un pueblo cargado de religiosidad para mover a las masas a visitar a la Virgencita Azul, los hermanos cirnenses peregrinaron en zancos como un modo de agradecimiento por los favores recibidos por la virgencita. 

Faltan solo tres días para la fiesta de la santa patrona y cada vez son más los devotos que acuden a la basílica de Caacupé.

Los peregrinos van convencidos de que el objetivo no es el camino sino llegar -y como sea-. Si no, que lo digan los hermanos Arnaldo (38) y Pedro (26) Villamayor, quienes, como hace 17 años, cumplen con la promesa de peregrinar desde Kurusu Pablito, hasta el santuario de la Virgencita ¡en zancos! Los hermanos tardaron casi 4 horas para llegar a la basílica.

“Cada paso que damos se dificulta, pero vale la pena para agradecer todos los favores que la Virgencita hizo y sigue haciendo en nuestras vidas”, dijeron. Ambos son artistas circenses, por lo que le pusieron colorido, alegría a la jornada de ayer, y contagiaron su buen humor a los que pasaban a sus alrededores. “Venimos a agradecer por los trabajos que tenemos. La Virgencita siempre está con nosotros”, dijo Arnaldo.


Fuente: Crónica

Publicar un comentario

 
Top