GuidePedia

0
El fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, regresó al país de sus vacaciones en México y EE.UU. y reiteró que no renunciará al cargo. Afirmó que es inocente y que sus bienes provienen de su suegra, de supuesta posición económica privilegiada.

Díaz Verón fue entrevistado por el canal C9N este lunes luego de haber regresado de sus paradisíacas vacaciones en Cancún y Miami, donde pasó las últimas dos semanas lejos del ruido mientras la Fiscalía atraviesa por una de las crisis más grandes de su historia por las denuncias de corrupción.

El fiscal general, actualmente con mandato fenecido, afirmó que no renunciará al cargo y que se someterá a la Justicia. El mismo está siendo investigado por la fiscala Yolanda Portillo por supuesto enriquecimiento ilícito.

“Manifesté mi intención de someterme a la justicia. Esta es una oportunidad. Yo, como afectado, digo que soy inocente, que voy a demostrar con documentos. Es la correspondencia de lo que uno ganó como funcionario público”, explicó.

Según Díaz Verón, la estancia que tiene en el Chaco es “un bien de familia” que fue transferido por su suegra, María Selva Vargas de Morínigo, a su familia y que ella había comprado en 1966.

Asegura que los bienes con los que cuenta son herencia familiar de su esposa. “El hecho que sean de posición económica privilegiada... eso es por lo que yo paso (sic)” a tener esos bienes, sentenció el fiscal general, al tiempo de comentar que sus vacaciones estaban decididas y pagadas antes del escándalo de diciembre.

Finalmente, Díaz Verón se presentó como un perseguido por medios de prensa. “Me siento impotente. No tengo barril de tinta para escribir, no tengo un medio (...) Me voy a defender por dignidad y por mi familia”, concluyó.

Fuente: ABC Color

Publicar un comentario

 
Top