GuidePedia

0
Varias familias asentadas en la compañía de Ibáñez Rojas, distante a unos 12 km de San Juan Bautista, Misiones, están en pie de guerra con Ignacio Heisecke, dueño de un establo de la zona, pues desde hace meses aguantan olor nauseabundo y aguas servidas.

En los últimos días la situación se volvió insostenible, pues las moscas invadieron la zona causando problemas de salud en las embarazadas, niños y adultos, quienes padecen vómitos y diarreas. Algunas familias abandonaron sus hogares por el olor.

Los lugareños indicaron que ya no saben a quién recurrir, pues llegaron a la Junta Municipal, a la fiscalía del Medio Ambiente, a la Seam y al propio dueño del lugar, pero no encuentran respuesta. “Ya no sabemos que hacer, estamos desesperados por la situación, en el establo hacen engorde de vacas, sus aguas servidas y restos de balanceados lanzan en el patio, sale a la calle y va entrando en patios ajenos y arroyos colindantes”, denunció Isidro Fernández.

Tajamares y arroyos ya fueron avanzados por los desperdicios, contaminando sus aguas. “Ni los animales pueden tomar agua porque está sucia, con mal olor, es grasosa y está llena de moscas que les enferma”, acotó Fernández.

En el establo solo se encontraron peones y el capataz Carlos Rotela, que manifestó que el administrador del lugar estaba de viaje y que recién llegaría a la noche.


Fuente: ÚH

Publicar un comentario

 
Top