GuidePedia

0
Se cumplen 38 años de la histórica conquista del Olimpia: el 2 de marzo de 1980 y con goles de Alicio Solalinde y Miguel María Michelagnoli, el Decano venció 2-1 a Malmö de Suecia y se coronó campeón de la Copa Intercontinental de 1979.

Luego de ganar la Copa Libertadores frente a Boca Juniors a fines de julio del '79, al entonces presidente olimpista, Osvaldo Domínguez Dibb, le rondaba la cabeza la posibilidad de disputar de nuevo la Copa Intercontinental, que se jugaba entre los ganadores de la Copa de Europa y la Libertadores. La última disputa por el preciado trofeo fue entre Boca Juniors (Agentina) y el Borussia Moenchengladbach (Alemania), en la versión de 1977.

En 1978 no se disputó, ante la negativa de los europeos de venir a jugar en Sudamérica argumentando el juego brusco que imprimía cada conjunto de esta parte del continente, que enfrentaban. El campeón europeo del '79 fue el Nottingham Forest de Inglaterra, que no tuvo ningún interés en disputar los partidos de ida y vuelta. Los equipos del Viejo Continente tenían aún muy presente aquella final entre el Ajax de Holanda e Independiente de Avellaneda de 1972, cuando lesionaron de manera alevosa a Johan Cryuff, el ídolo de los holandeses.

El titular franjeado realizó gestiones para jugar contra los ingleses, pero estos querían jugar un solo partido y en Inglaterra. Domínguez consideró que no era justo que Olimpia juegue un solo encuentro y en Europa y se puso en contacto con las autoridades del Malmö sueco, el subcampeón europeo, que había caído ante el Nottingham, en la final europea. En aquella época, los “vice” de Europa disputaban frecuentemente los partidos de la Copa Intercontinental ante los sudamericanos.

Las autoridades del equipo sueco enseguida aceptaron las condiciones impuestas por el titular decano, que fueron partidos de ida y vuelta. Así se estableció el primer compromiso para el domingo 18 de noviembre del '79, en la ciudad de Malmö, y la revancha el domingo 2 de marzo de 1980, en Asunción. También se pactó que el club local correría con todos los gastos de pasajes y estadía. De esa manera, Olimpia iría gratis a Suecia y especularía con la recaudación del duelo de vuelta para pagar los gastos que demandaría la venida de los escandinavos a nuestro país.

Esa fue una jugada muy bien elaborada por el “Tigre” Domínguez Dibb, atendiendo a que los pasajes para una delegación de 25 personas que iba a Europa costaba en aquel entonces unos US$ 40.000, una millonada para la época. Además, las arcas del Decano estaban semivacías en ese momento, luego de los gastos que demandó ganar la Copa Libertadores.

Antes de partir rumbo a Suecia para el duelo por la Copa Mundial a nivel de clubes, el Franjeado realizó varios enfrentamientos como parte de su preparación y entre estos figuraban los dos partidos ante el América de México, por la Copa Interamericana (jugaban los campeones de la Libertadores y la Concacaf) y también el viaje a Bruselas, Bélgica, para jugar un amistoso ante el Anderlecht de ese país, como parte del pago por la transferencia del centrodelantero Enrique Villalba, quien fue adquirido luego de la conquista de la Copa Libertadores, por el equipo europeo en US$ 1.000.000.

El cuerpo técnico encabezado por Luis Cubilla consideró que eran muy importantes los dos viajes (a México y a Bélgica) antes del compromiso ante el Malmö, para ir calibrando el equipo que finalmente jugaría ante los suecos. Además, la altura de la capital azteca pareció a don Luis un aditamento extra para medir el temperamento de sus dirigidos. Ambos juegos ante el América mexicano (empate 0-0 de visitante y triunfo 1-0, en Asunción, con gol de Carlos Yaluk) fueron anulados por la CONCACAF (Confederación Norte, Cetroamericana y del Caribe de Fútbol), por considerarse que el equipo mexicano fue campeón en 1977 y en la presente edición ('79) los finalistas eran el Fas de El Salvador y la Universidad de Nuevo León de México.

Por ese motivo, el América fue amonestado. Antes de regresar a Asunción de México, Olimpia aceptó jugar un amistoso en Guayaquil, Ecuador, ante el poderoso Barcelona, el domingo 16 de setiembre, consiguiendo otro empate, 1-1 y el tanto fue de Osvaldo Aquino.

El 9 de octubre, Olimpia jugó ante el Anderlecht consiguiendo un meritorio triunfo de 2-1, que hacia acrecentar las posibilidades de traer un buen resultado de la fría Suecia. Los goles fueron convertidos por Mauro Céspedes, quien había sido contratado para suplantar a Enrique Villalba y por Evaristo Isasi. Olimpia tuvo oportunidad de jugar otros amistosos en Europa, pero por falta de acuerdo económico no se concretaron.

El saldo negativo luego del partido ante los belgas fue la lesión del capitán Hugo Ricardo Talavera y a la llegada a Asunción se constató lo peor: que no podría jugar el cotejo de ida ante los suecos. Ante tan significativa resta, el presidente Osvaldo Domínguez realizó gestiones para incorporar a la delegación al ídolo cerrista Saturnino Arrúa, quien había regresado al país luego de su paso por el Zaragoza de España. Ante la negativa azulgrana se intentó reforzar el plantel con el luqueño Julio César Romero, el popular “Romerito”, quien se había consagrado recientemente en el Mundial Juvenil disputado en Japón, pero tampoco tuvo éxito.

Así, con el capitán incluido en la delegación, pero sin posibilidades de curarse de su desgarro, la delegación franjeada partió de nuestro país rumbo a Suecia el lunes 12 de noviembre. El partido se jugó el domingo 18 de noviembre a las 09:00 hora paraguaya, con cuatro grados bajo cero de temperatura, teniendo en cuenta que a esa altura del año el invierno europeo adquiere mayor intensidad. Evaristo Isasi abrió el marcador a los 40 minutos tras estupenda corrida y en la segunda etapa la defensa olimpista rechazó todos los centros que cayeron en su sector. El el 1-0 no se modificó y Olimpia trajo al Paraguay la mitad de la Copa Mundial de Clubes.

La revancha debía jugarse casi tres meses después y a principio del '80 en Olimpia hubo cambios sustanciales. El más notorio fue la ida del exitoso entrenador Luis Cubilla y su cuerpo técnico, que fueron contratados por Newell`s Old Boys de Rosario, Argentina. En sustitución del “Negro” arribó su hermano Pedro, iniciándose otro proceso que tenía como objetivo ganar la revancha ante el Malmö y adjudicarse al Copa Interamericana, cuyo rival sería el FAS del Salvador, ganador de la Concacaf. También se marchó junto a don Luis el lateral izquierdo “charrúa” Miguel Ángel Piazza y en su reemplazo arribo su compatriota Daniel Di Bartolomeo.

El domingo 2 de marzo, Olimpia recibió al Malmö en el estadio “Defensores del Chaco” y con tantos de Alicio Solalinde, de penal y de Miguel María Michelagnoli venció, por 2-1, alcanzando el cielo futbolístico del orbe. Así terminó aquella hermosa aventura que tuvo como objetivo adueñarse del mundo del fútbol, ganando la Copa Intercontinental.

Partido de ida

MALMOE, SUECIA - DOMINGO 18 DE NOVIEMBRE DE 1979

Estadio: Swedbank Stadion . Árbitro: Patrick Patridge (Inglaterra).

Malmoe: Jon Moeller; Roy Andersson, Erlandsson, Jonsson y Magnus Andersson; Hansson, Andrés Ljungberg y Claes Maimberg (64’ Tommy Andersson); R. Prytz, Thomas Sjoberg y Arvidsson. D.T.: Bob Houghton.

Olimpia: Éver Almeida; Alicio Solalinde, Roberto Paredes, Flaminio Sosa y Miguel Ángel Piazza; Luis Torres, Rogelio Delgado y Carlos Kiese; Evaristo Isasi, Mauro Céspedes y Eduardo Ortiz (82’ Osvaldo Aquino): D.T.: Luis Cubilla.

Gol: PT:40’ Evaristo Isasi (O).

Público: Unos 5.000 espectadores.

Partido de vuelta

ASUNCIÓN – DOMINGO 2 DE MARZO DE 1980

Estadio: Defensores del Chaco. Árbitro: Juan Daniel Cardellino (Uruguay). Líneas: Arnaldo César Coelho (Brasil) y César Orozco (Perú).

Olimpia: Éver Almeida; Alicio Solalinde, Roberto Paredes, Flaminio Sosa y Daniel Di Bartolomeo; Luis Torres, Carlos Kiese y Hugo Talavera (Miguel María Michelagnoli); Evaristo Isasi, Carlos Yaluk (Rogelio Delgado) y Osvaldo Aquino. D.T.: Pedro Cubilla.

Malmoe: Jon Moeller; Roy Andersson, Parkins, Jonsson y M. Arvidsson; Magnus Andersson, Olsson (Hansen) y R. Prytz; Ingemar Erlandsson, Sjoberg (Manberg) y Tomás Andersson. D.T.: Bob Houghton.

Goles: 39’ Alicio Solalinde, de penal y 71’ Miguel María Michelagnoli (O); 46’ Ingemar Erlandsson (M).

Recaudación: 14.720.450 guaraníes por 21.201 pagantes.

Por Luis Irala para ABC

Publicar un comentario

 
Top